El valor del tiempo, un tesoro incalculable

Desde que tuve la oportunidad de verme realmente en un espejo y comprender que había “desperdiciado” muchos momentos de mi existencia, entendí que el valor del tiempo en la vida representa el tesoro más valioso que tenemos los seres humanos.

Quizá muchos al igual que yo en algún momento, piensan que el paso por este mundo es largo, o de pronto asumen que tendrán tiempo para todo y despilfarran sus horas ante el ocio. Bueno no quiero ser un papá regañón, pero quiero que comprendan que, si bien los sueños pueden lograrse en cualquier momento, la vigorosidad y la energía se agotan, y además de eso despertar conforme pasan los años puede costar aún más.

Para muchos…

Estoy convencido que el tiempo para muchos es tan solo una medida creada por el hombre o una simple ilusión, pero en realidad representa millones de oportunidades, para crecer, soñar, trabajar, reír, llorar y reinventarse. Es por esto por lo que es prudente que lo sepamos usar, máxime cuando somos jóvenes y las ideas y oportunidades están pasando constantemente por nuestra cabeza.

No me siento viejo ni mucho menos, pero tuve que esperar estar en un trabajo que no me hacía feliz, estar con personas que no me identificaba, tener la vida que no quería para empezar a sacar la cabeza en medio de la selva loca que había creado en mi mente, donde las inseguridades, miedos y postergaciones eran el pan de cada día y que claramente no me dejaban avanzar. 

Puedo decirles que luego de esa “epifanía” no todo se convirtió en  un mundo maravilloso de oportunidades, lastimosamente el ser humano tiene una capacidad increíble, Autosabotearse, y eso me pasó a mí, si bien algo había despertado, las inseguridades y miedos seguían dando vueltas, y con ellas todo lo hice cada vez más lento y poco fructífero, lo que se tradujo en perder mucho tiempo en cosas que no aportaban, con el agravante que ahora era consciente de todo ello. 

Cuando todo cambió

Por supuesto que el tiempo y los años no se frenaron esperando que yo quisiera actuar y despertar, las cosas a mi alrededor seguían pasando y yo ahí, quieto. Pero fue tras la llegada de mi hija Candelaria que la vida y el tiempo tomaron una relevancia especial en mi vida. Entendí que hay que trabajar día a día por los sueños, sin importar el clima o los momentos en los que el ánimo decae un poco, supe que era tiempo de actuar de crear mi propia realidad y definir en qué y quién me quiero convertir en unos años.  

Hoy quiero decirte que debes seguir tu instinto, que no pierdas tiempo pensando en aquellas cosas que no fueron, enfócate en lo que tienes en mente, trabaja con pasión y mírate con los ojos y la mente de hoy con  la realización alcanzada.  

No esperes que el tiempo pase y pase mientras tus logros se esfuman por la ventana, evalúate y realiza un plan de acción que te lleve a ejecutar todo lo que quieres, porque si está en tu mente es porque puedes lograrlo. 

El valor del tiempo es un tesoro incalculable y tienes una ventaja, no debes buscarlo solo aprovecharlo.

Ir arriba
Abrir chat
¿Cómo puedo ayudarte?